miércoles, 15 de julio de 2009

Segregación escolar


En otras entradas ya he hablado de la inclusión, de la necesidad, la obligatoriedad profesional y moral de atender a todo el alumnado. Por ello tras leer el editorial de la revista Cuadernos de Pedagogía de julio (nº 392) no dejo de pensar en cuánto nos queda por avanzar.

Todos somos diferentes
Pero podemos aprender lo mismo, con ayudas diversas.

Un estudio reciente acerca de la equidad en Cataluña ya hablaba de los problemas de la segregación escolar. Por otro lado, si Finlandia, por su puntuación en PISA, nos sirve como modelo, podemos indicar que efectivamente Finlandia tiene un sistema escolar comprensivo desde 1968. Tal y como informan en otro artículo anterior de la revista, un sistema escolar con la finalidad de dar una educación de calidad a todo el mundo, donde:

"No hay selección en ninguna de sus etapas. Todos los alumnos aprenden en las mismas aulas, sin separación por niveles de aprendizaje."

En el editorial de Cuadernos de Pedagogía, escrito por su director Jaume Carbonell, se habla de diferentes prácticas de segregación y exclusión escolar. Se menciona así que existen colegios subvencionados que practican la segregación por sexos, cómo algunos centros concertados no escolarizan a la población inmigrante y seleccionan su alumnado, cómo diversos centros, tanto públicos como privados, utilizan los itinerarios según el rendimiento como una forma sutil de segregación, o cómo algunas administraciones recortan los recursos necesarios de compensatoria, aulas de enlace,...

Recordemos la actual ley de la educación, la LOE, donde dice en su artículo primero habla de los principios de la educación y menciona "La calidad de la educación para todo el alumnado independientemente de sus condiciones y circunstancias" (apartado a) y "La equidad, que garantice la igualdad de oportunidades, la inclusión educativa y la no discriminación y actúe como elemento compensador de las desigualdades personales, culturales, económicas y sociales, con especial atención a las que deriven de discapacidad" (apartado b). Estos detalles normativos por sí solo ya bastarían para replantearse algunas de las prácticas que Jaume Carbonell indica, pero además me parece sumamente importante considerar que nuestros jovenes van a vivir en mundo muy diverso, enseñémosles cómo vivir en éste desde la escuela. Acaso la sociedad del mañana no va a tener inmigrantes, van a estar diferenciados los sitios donde van los hombres de donde van las mujeres, acaso nunca van a ver a un síndrome de Down, a un sordo, a un ciego,... en la calle o trabajando como otra persona,... ¡Qué mejor forma de enseñarles a convivir con esa diversidad que vivenciarla ya desde la escuela!

miércoles, 8 de julio de 2009

Efecto mariposa

Resulta curioso el mundo en que vive el propio alumnado. Para que recordemos que en la educación intervenimos todos, que todas las influencias entran en consideración, que como indica el refrán africano que popularizó Jose Antonio Marina, "a un niño lo educa la tribu entera". Cuando para acabar el curso les propuse a mis alumnos-as de Tecnología Aplicada (1º E.S.O.) qué querían construir, ellos no lo dudaron: "como sale en la televisión maestro, un efecto mariposa". Sí como sale en una sección de ese programa de televisión llamado El hormiguero.

Lo que para mí es una máquina de efectos encadenados se había convertido en el efecto mariposa. Aproveché la ocasión para intentar explicarles algo acerca del efecto mariposa, y por qué le habían puesto ese nombre, aunque no creo que tuviera mucho éxito. Este equipo lo interpretó como que una canica podía hacer mover a otra:

Antes de decidirse por este diseño tuvieron que hacer muchas pruebas, lo cual les supuso muy poco tiempo para la decoración final.

Debo confesar que éste ha sido uno de los proyectos que más me ha costado realizar con ellos este año. Este equipo buscó que tras recorridos diferentes dos canicas llegaran a la vez a la zona central y chocaran.

Realmente no les dió tiempo a acabar este proyecto al ser muy complicado, debí orientarles mejor.


En las condiciones de construcción se les pedía que al menos tuvieran tres de cuatro efectos posibles que estuvimos analizando: un temporizador, una rampa, un balancín y un trinquete. Este equipo decidió dividir la tarea y cada uno de sus miembros, 4 en total, se dedicaron a uno de los efectos que se les exigía, aunque todos se ayudaron entre sí.

Aunque se trajeron de su casa un dominó, les faltaron piezas.

El rediseño que un compañero de 4º E.S.O., en el taller los últimos días del curso, hizo del proyecto les sirvió para verlo funcionar al sustituir el dominó por un recorrido en pendiente para la canica.


Una vista trasera del proyecto "mejorado".

Un vídeo de este proyecto viéndolo funcionar ayuda a ver las dificultades que tiene este tipo de construcciones:




Este equipo fue uno de los que con más dificultades se encontraron para lograr cohesionarse entre ellos, sin embargo el resultado que les salió fue, para mi gusto, el mejor:

Se ven muy claros su temporizador, el trinquete o gatillo y la rampa final.

Me encantó la exactitud de su funcionamiento.


video

Aunque quedan dos proyectos más, en un caso decidieron llevárselo el último día de clase y aún no le había hecho la foto y en el otro quedará para despiezarlo el próximo curso porque tampoco le hice la foto al acabarlo el último día.

Aunque no me sienta especialmente a gusto con los proyectos realizados creo que es justo reconocer algunas puntualizaciones:

- Es un proyecto que ha tenido motivación, especialmente al inicio.

- Han sabido analizar los efectos y han decidido conjuntamente cómo intercalarlos.

- Este tipo de proyecto se presta mucho a que compañeros-as de otros cursos superiores les ayuden, lo cual lo veo muy interesante.

- Podrían servir de estímulo para plantearme mejores retos en el futuro, y a ellos para adquirir mayor precisión en los ajustes mecánico de futuros proyectos.

En definitiva, que no descarto repetirlo para ir mejorándolo.

lunes, 6 de julio de 2009

Los niños se enseñan a sí mismos


Desde hace ya algún tiempo procuro, como profesor y educador de mi alumnado, crear en mis clases la estructura más flexible y motivadora que pueda para conseguir que ellos mismos logren enseñarse. Busco que se ayuden y aprendan entre ellos, siendo mi papel el de un orientador y facilitador de lo que quiero que aprendan, así como evaluar (o mejor dicho co-evaluar) las transformaciones y logros que se producen en esos niños y niñas. En otra entrada hablaré acerca de qué estrategias estoy utilizando, ahora me gustaría comentar un experimento relacionado con el tema que el profesor Sugata Mitra llevó a cabo en la India.

Básicamente él dejó un ordenador puesto en una de las zonas más pobres de la India y esperó a ver cómo reaccionaban los niños-as de la zona. El experimento se conoce como el agujero en la pared o Hole in the Wall.

Imagen extraída del blog del Profesor Sumatra Mitra.

Observando que los chicos aprendían a navegar sin intervención ni guía, básicamente atraídos por su propia curiosidad y ayudándose entre ellos, plantea una hipótesis:

"The acquisition of basic computing skills by any set of children can be achieved through incidental learning provided the learners are given access to a suitable computing facility, with entertaining and motivating content and some minimal (human) guidance."


Lo cual le lleva a considerar que un grupo de niños puede autorregularse para aprender y a parti de ahí llega al concepto de una Educación Mínimamente Invasiva, definida como:

"Minimally Invasive Education is defined as a pedagogic method that uses the learning environment to generate an adequate level of motivation to induce learning in groups of children, with minimal, or no, intervention by a teacher."

Pero todo esto lo pueden oír directamente de él en este vídeo suyo de una conferencia que también está subtitulado.





No dejo de reírme socarronamente con la mención de la cita de Arthur C. Clarke, "un profesor que puede ser sustituido por una máquina, debe ser sustituido", y no dejo de estar de acuerdo. ¡Hagamos algo para evitarlo!